El futuro del Real Estate está cambiando ante nuestros ojos, con la crisis sanitaria global que afecta tanto al rendimiento como a la cambiante dinámica del mercado de la propiedad comercial. Son palabaras de Stephen Newbold, National Director of U.S. Office Research en Colliers International.

Stephen Newbold, Colliers International

La pandemia está alterando la forma en la que se conciben los lugares de trabajo, con consecuencias potencialmente significativas para los mercados de oficinas”, dice Newbold. Aún no está claro si los trabajadores volverán a las instalaciones de la empresa y cuándo, a la luz de la actual crisis sanitaria. De una forma u otra, el trabajo a distancia está aquí para quedarse”.

La necesidad de trabajar desde casa, introducida como una medida de emergencia para combatir los índices de contagio, parece probable que persista más allá de la pandemia, ya que se espera que el porcentaje de trabajadores que trabajan permanentemente desde casa se duplique sólo en 2021, según una encuesta realizada en septiembre por la empresa estadounidense Enterprise Technology Research (ETR). Tras entrevistar a 1.200 jefes de información de diversas industrias, ETR llegó a la conclusión de que es probable que el porcentaje de trabajadores permanentes a distancia aumente del 16,4% al 34,4%.

“Los índices de productividad están demostrando que el teletrabajo funciona”, dice Erik Bradley, Chief Engagement Strategist de ETR, sobre los resultados de la encuesta.

Dinámicas en el mercado de oficinas

Mientras tanto, los mercados de las oficinas de los Estados Unidos están mostrando signos de un estancamiento extremo, con la tasa de absorción neta -la brecha entre la oferta y la demanda- alcanzando niveles históricamente débiles. Newbold señala que la absorción neta de las oficinas de EE.UU. cayó a 36,1 millones de pies cuadrados negativos en el tercer trimestre de 2020 – “el total más bajo en casi 20 años, superando el negativo de 25,9 millones de pies cuadrados visto en el punto álgido de la crisis financiera mundial en el primer trimestre de 2009″, dice.

Un factor clave que contribuye a la vacante de oficinas es la rápida expansión del mercado de subarriendos – un buen barómetro de la salud del mercado, ya que muestra dónde los ocupantes de los arrendamientos tradicionales se ven obligados a tratar de encontrar a terceros para ocupar su exceso de espacio, debido a la racionalización del mismo, las iniciativas de reducción de costes o el fracaso de la empresa.

Hay ahora un récord de 168,8 millones de pies cuadrados para subarrendamiento disponibles en todo el mercado de oficinas de EE.UU., significativamente más alto que el pico anterior de 143,3 millones de pies cuadrados visto hace más de 10 años en el segundo trimestre de 2009”, añade Newbold.

Todo esto demuestra que la dinámica de los ocupantes está en un flujo significativo – con la cuestión filosófica del papel del lugar de trabajo en la cultura de los negocios ahora en el centro de la escena cuando los analistas consideran el futuro del Real Estate.

Cuestiones sobre el lugar de trabajo

Cuanto más tiempo se prolongue la ausencia en las oficinas, más dudas habrá acerca de cómo serán los futuros métodos de trabajo y qué tipo de espacio de oficinas querrán las empresas”, sugiere John Redwood, Chief Global Strategist for Wealth Managers Charles Stanley.

Actualmente está de moda decir que la pandemia ha dado un impulso puntual a las tendencias que crecían antes de la crisis. Los empleados quieren más flexibilidad entre las horas de trabajo, las horas familiares y las horas de ocio”, añade Redwood. Pero los empleadores también están considerando las ventajas de tener menos trabajadores en las oficinas, lo que incluye un ahorro potencialmente enorme en los costes de las huellas del Real Estate, y la oportunidad de atraer a un grupo de talentos que sea más selectivo en cuanto a dónde y cómo funciona.

Es probable que esto signifique que la oficina se vea cada vez más como un lugar de colaboración, reuniones con clientes y oportunidades de establecer contactos, sugiere Redwood. Si esto surge como un modelo común, parece probable que las empresas quieran menos espacio total de oficina en los centros de las ciudades y necesitarán una mejor tecnología que vincule al hogar con la oficina”, señala. Basándose en las necesidades de la pandemia, sugiere que “también puede continuar el florecimiento de los suburbios y más zonas rurales más allá de las ciudades, a medida que los empleados compren más propiedades con mejores entornos por un precio más bajo que el centro de la ciudad y a medida que las empresas pongan oficinas satélite con acceso a hoteles y restaurantes para algunos de los trabajos de colaboración”.

El futuro flexible del Real Estate

El espacio de oficina flexible es también uno de los crisoles en los que se desarrolla este argumento, ya que los ocupantes de las oficinas corporativas y los individuos consideran que una “tercera vía” da forma al futuro del Real Estate. Los proveedores de oficinas compartidas fueron una de las primeras víctimas de la pandemia, con una encuesta mundial de más de 600 compañeros de trabajo de Coworking Insights que encontró que el 71% sufrió una “caída significativa” en los usuarios en la primera mitad del año.

Sin embargo, WeWork informó recientemente de un “boom” en la venta de pases diarios en algunos de sus principales mercados a partir de septiembre, lo que sugiere que la fatiga del trabajo desde casa estaba llevando a las personas a buscar recursos de oficina externos. WeWork también ha informado de que varias empresas, reacias a comprometerse con alquileres largos en el entorno actual, han reanudado el uso de su espacio de oficina compartido.

Es el comportamiento de los clientes de la empresa lo que será revelador para el futuro del mercado de oficinas flexibles”, sugiere Newbold. Algunas empresas no quieren hacer grandes compromisos de arrendamiento en este momento. Y aunque podemos buscar en el GFC algunas pistas sobre cómo podrían evolucionar los mercados, la crisis sanitaria ha introducido factores que van mucho más allá de los parámetros financieros de la última recesión”.

“Todo esto implica un gran esfuerzo para establecer nuevos valores para las propiedades de oficina”, concluye Redwood. También significa probablemente una inversión sustancial de propietarios e inquilinos en el nuevo equipamiento de las oficinas, con menos énfasis en que cada uno tenga su propio espacio de trabajo cinco días a la semana y más énfasis en las áreas de equipo y salas de reuniones. Añade: “Esto, por supuesto, sólo puede ser el camino a seguir una vez que el virus esté domado, ya que los ejercicios del Covid-19 actualmente militan contra el hot-desking y la tecnología compartida.

Mientras tanto, el futuro del sector inmobiliario sigue siendo incierto, aunque una cosa parece segura: la forma en que se concibe el lugar de trabajo nunca volverá a ser la misma.

Artículo originalmente publicado en MIPIM World Blog