El segundo webinar de LeisurUp analizó cómo la pandemia mundial está transformando los destinos de retail en experiencias de ocio más inmersivas. Pero el camino no es fácil, nuestros colaboradores advirtieron.

Estas son las cinco claves del futuro del sector del ocio y turismo:

 

1.       Los primeros consumidores proporcionarán una feedback vital

Massimiliano Freddi, consultor de ocio en TradeLab y presidente del Subcomité de Educación de la EMEA y miembro de la Junta de la Asociación Internacional de Parques de Diversiones y Atracciones (IAAPA), comenzó preguntando si habrá demanda y oportunidades de turismo de ocio y si es así, de qué tipo.

Louis Alfieri, director y jefe creativo de Raven Sun Creative, señaló que las primeras personas que visiten una atracción de ocio reabierta “serán los clientes leales, los cuales habrán echado de menos durante este tiempo”.

Dijo que a pesar de que las atracciones y los parques ya se encuentran entre los lugares más seguros para visitar y atraer el turismo de ocio, gran parte del trabajo se dedica a garantizar la seguridad sanitaria de los clientes. Los factores clave para el futuro del ocio y el turismo de recreo serán los requisitos para mejorar lo que ya existe y las percepciones de los consumidores. Alfierei, añadió respecto a las futuras tendencias de la industria del turismo:

“Puede que tengamos que adelantar algunas de estas medidas para que sean visibles. Y este leal primer grupo de clientes puede proporcionar una retroalimentación inmediata.”

2.      Se trata de personas, no de procesos

Freddi dijo que tiene que haber un cambio de “marketing” en la industria del ocio y el turismo a la “persona”. Señaló que los centros comerciales y las atracciones de ocio tienden a centrarse en la “coordinación de las instalaciones” en lugar de pensar en sí mismos como “negocios de personas”.

Alfieri añadió que para las nuevas características del turismo de ocio: “se tiene que aprovechar la oportunidad de un mundo que se encuentra en constante cambio y a una velocidad muy rápida es ampliar la historia y crear conexiones humanas. Las prioridades se han desplazado hacia la familia y los amigos. Antes la gente corría por ahí, distraída”.

3.      Vida fuera de casa vs Netflix

El crecimiento del entretenimiento en el hogar desafiará seriamente los destinos físicos y las futuras tendencias de la industria del turismo. Es clave que los lugares físicos comiencen el viaje del cliente mucho antes de la visita. La gente necesita construir una historia que haga su experiencia verdaderamente única.

“El entretenimiento en casa se ha vuelto mucho más asequible y hay tantos servicios diferentes. Salir no puede ser menos social y no puede ser menos ‘wow’. Esto debe comenzar desde el primer punto de contacto, tratando de entender cómo logramos la inmersión antes de la experiencia real. Necesitamos integrar una historia más profunda”, dijo Freddi al señalar que el tiempo en cuarentena puede haber modificado la forma en que la gente ve el ocio y la relajación.

Alfieri añadió que esto requiere que los operadores se replanteen lo que ofrecen en términos de tipologías de turismo de ocio y de negocios: “La crisis es una oportunidad para mirar la adaptación y las pruebas en diferentes tipos de lugares. No se trata sólo de retail, sino de museos y todo tipo de lugares, diferenciándose en el servicio, la autenticidad, etc. Los tiempos serán muy difíciles, habrá un desempleo a gran escala y la gente será muy selectiva en cuanto al gasto. El entretenimiento al aire libre tendrá que proporcionar algo sustancial para competir con el entretenimiento en casa.”

4.      De gerente de centro comercial a operador de ocio

Si bien el ocio se ha integrado cada vez más en los destinos dirigidos por el retail, esta transición ha mantenido en gran medida el enfoque tradicional del comercio. Del mismo modo, los centros comerciales se han convertido en una mezcla de actividades, la mayoría de los propietarios tienden a verse a sí mismos en términos tradicionales y esto debe replantearse para las futuras tendencias de la industria del turismo.

Alfieri citó American Dream en Nueva Jersey [un plan que ha anunciado un cambio hacia un dominio del ocio] como ejemplo de un propietario “que realmente ha pasado a ser más un operador de ocio que un propietario retailer tradicional”. ¿Así que en el futuro las empresas serán operadores o socios? Este es un aspecto importante”.

Freddi añadió: “El futuro del turismo de ocio se basa en la diversión de la curiosidad. ¿Cómo seremos notables?”

Dijo que muchos propietarios de tiendas pueden encontrar que se han convertido en operadores de ocio, lo que requiere un tipo de pensamiento diferente. “Y la mayoría de los centros comerciales están cerrados, por lo que es necesario enviar a su personal a ser entrenados como gerentes de ciudades, no gerentes de centros comerciales. En Europa, los centros comerciales se están reposicionando y esta es una tendencia creciente. Pero hay que entender que lo que los clientes esperan del ocio es diferente de lo que esperan de la retail”, dijo.

5.      Todo el mundo es una start-up

Según los speakers, a medida que Europa sale de los estrictos encierros algunos lugares pueden encontrarse en una mejor posición que otros. Esto crea oportunidades de ocio en torno al turismo de recreo y de negocios.

Alfieri señaló: “No todo tiene que ser sobre el alto precio y la alta capacidad. Durante los próximos seis a 18 meses, habrá ventajas regionales porque hay menos barreras para que la gente visite lugares más pequeños que estén más cerca de sus casas.

“El futuro favorece a los audaces. Hay espacio para nuevas marcas, modelos de negocio e inversores. Ha habido mucho pensamiento transaccional, ahora tiene que ser sobre operaciones a largo plazo.”

Freddi dijo que este cambio significaba que todos los negocios de ocio y turismo tenían que considerar cómo reiniciar sus negocios: “Ahora mismo, todo el mundo es una start-up”.

Sin embargo, advirtió que el parche que se avecina va a ser muy difícil. “La mala noticia es que será difícil”, dijo. “Estamos tratando de entender lo que es peligroso. Esto podría ser una forma de reinventar la socialización, tal vez en torno a grupos más pequeños, por ejemplo, favoreciendo experiencias como las salas de escape.”

Conclusión

Es probable que la pandemia del coronavirus reescriba la forma en que los dueños de comercios ven sus propiedades y las futuras tendencias de la industria turística, sus operaciones y lo que ofrecen a los turistas y visitantes. Pero este cambio, que ya estaba en marcha de todos modos, es cualquier cosa menos sencillo. Implicará que las tiendas y los lugares de ocio piensen en sí mismos como negocios de la gente, creando experiencias de inmersión que rivalizan y superan el entretenimiento en casa y cuenten con un factor sorpresa.

La mala noticia es que lograr esto va a implicar un replanteamiento fundamental de las oportunidades de turismo de ocio, pero la buena noticia es que en muchos sentidos nivela el campo de juego, con negocios más pequeños, locales y adaptables que probablemente se aprovecharán de estos cambios como sus mayores rivales, en una era en la que todo el mundo es una start-up.

Artículo originalmente publicado en MIPIM World Blog